El suicidio de Marméladov en Crimen y Castigo.

crime_castigo

La obra realista de 1865 del autor ruso Fiódor Dostoiévski se diferencia de lo que se produjo en la época en otros países por su profunda psicología. El autor, como es apuntado por Hauser (1962) “descubre el más importante principio de la psicología moderna: la ambivalencia de los sentimientos y la escisión de toda actitud anímica excesiva, expresada en formas exageradas y demasiado demostrativas” (325).

En Crimen y Castigo, es llevado el lector a conocer la extraña historia de Raskólnikov, un joven estudiante del interior del país, viviendo las dificultades de la capital. El personaje asesina a una señora para apoderarse de su dinero. Sin embargo se ve en una situación incontrolable que lo lleva a

consecuencias indeseables.

Lo que siempre fue más destacado desde su publicación es el carácter psicológico asociado a la sociedad que abarca la obra. Fuente de inspiración para análisis psicológicos, sociales y filosóficos, se reclama, sin embargo, la atención hacia personajes menores en la obra, que tienen igual valor a la composición de Crimen y Castigo.

La muerte de Marméladov ha sido poco discutida, pero lleva en si un misterio: ¿cometió o no Marméladov suicidio? Basado en esta pregunta, se quiere proponer que el personaje, de hecho, se suicidó. Para sostener esta lectura se utilizará la escena en que Raskólnikov se encuentra por primera vez con Marméladov, en donde se pueden encontrar fuertes argumentos que moldaron su estado psicológico en la obra y que resultaron en su muerte. Junto a lo anterior, se utilizarán, también, las dos tentativas de suicidio que precedieron la muerte del personaje que corresponden a la tentativa de Nikolai y de Afrosínia. La intención de hacer este procedimiento de análisis es intentar comparar los dos últimos con el primero y verificar si hay algo en ellos que pueda sostener la presente propuesta de lectura.

En primer lugar, debemos tener en cuenta que la sociedad ejerce fuerte presencia en la obra de Dostoiévski, principalmente cuando se trata del juzgamiento que esta hace sobre alguien, o una actitud, entre otros. Al conocer a Marméladov, Raskólnikov no solamente lo identifica por su vestimenta, sino que también por su expresión facial. Si bien todos en la taberna son una oscuridad para nosotros, pues no son descritos, sabemos que Marméladov llama la atención de Raskólnikov por su singularidad. Cuál sería esa singularidad, es un misterio.

A partir de ellos es posible proponer una teoría: por ser Raskólnikov un personaje tan singular, confuso, psicológicamente complejo y depresivo, pudo reconocer las mismas características en Marméladov, además, como las personas del ambiente se vuelven hacia él, lo desprestigiando y lo humillando indica que él es distinto o está en una situación no común a los demás.

Tras sentarse con Raskólnikov, Marméladov se pone a relatarle su actual situación para explicar su estado de vicio. En el relato del personaje se encuentra información importante, la que posibilitará la interpretación de su muerte como un suicido. Primeramente, ha de se resaltar el dominio ejercido por Ekaterina sobre Marméladov.

Los castigos verbales y físicos que le aplica su esposa – contrariando los moldes patriarcales de la época, en donde el hombre reina sobre la mujer – provoca una humillación social. Sin embargo, lo principal sobre este hecho es el placer que el personaje dice sentir por ser castigado, pues no siente piedad por sí mismo, se cree digno de ser punido. Junto a eso, se interpretará que el hecho que su hija ser una prostituta causa en Marméladov una culpa, pero también otra

humillación social.

Se podría decir, además, que la humillación por este hecho no es más grande que la culpa que siente, pues al hablar de la hija, Marméladov se emociona: “Marméladov calou-se, como se a voz lhe tivesse faltado” (Marméladov se calló, como si la voz le hubiera faltado) [La traducción es mía] (24).

De acuerdo con lo mencionado arriba, se considerará que la culpa y la humillación social configuran el estado emocional y psicológico de Marméladov. No obstante, él no se cree digno de compasión, pero su familia sí lo cree. Sonia, su hija, le presta dinero para sostener su vicio, Ekaterina no sale de su lado y no deja de cuidar de él (mismo deshaciéndose del marido) hasta que muera.

En relación a la compasión, no parece ser este el elemento que busca Marméladov. El tema parece surgir más bien por el hecho de que lo reciba de su familia, en cuanto cree no merecerlo, lo que le provoca todavía más tristeza, pues él solo destruye su familia. Pese a ello, esta sigue recibiéndolo de vuelta. Lo que se quiere decir es que, a medida que el vicio se va haciendo parte de su vida, la destrucción de su familia se lleva a cabo en consecuencia.

Resulta claro que Marméladov se ve en un circulo vicioso no solamente en el sentido de dependencia química, sino que en su dimensión psicológica, como lo evidencia Hauser (1962):

“Los héroes de Dostoievski están en todas partes ante alternativas contra las que deberían elegir y no pueden hacerlo; por eso su pensar, su autoanálisis y autocrítica son un continuo enojo y rabia contra sí mismo” (325-326).

Asimismo como los “héroes” de Dostoievski, también pasan por esa experiencia los personajes. Al menos eso es lo que se sostendrá en este informe sobre Marméladov. De hecho, dicho personaje admite que busca el sufrimiento: “Então irei voluntariamente para o suplício, porque não tenho sede de alegria, mas sim de dores e de lágrimas” (Iré, entonces, voluntariamente para el suplicio, porque no tengo sed de alegría, sino que de dolores y lágrimas) [La traducción es mía] (28).

En otras palabras, Marméladov se siente culpable, humillado y fracasado, luego no ve como alguien podría tener compasión por él, ya que él mismo no la tiene. Entonces, como forma de punición, busca hundirse en su vicio por la rabia que siente

de si mismo.

Sumado a lo anterior, se tiene que resaltar la devoción que el personaje siente por su familia: “Raskólnikov não sabia o que pensar daquele tipo singular, bêbado havia cinco dias, dormindo nos barcos de feno e denunciando, a pesar de tudo, uma afeição doentia pela família” (Raskólnikov no sabía qué pensar de aquel tipo singular, ebrio había cinco días, durmiendo en los barcos de heno y denunciando, a pesar de todo, una afección enfermiza por la familia) [La traducción es nuestra] (26-27). Marméladov se siente mal por la salud de su esposa, por el hecho de que sus otros hijos no tengan que vestir y comer y porque Sonia deba trabajar como prostituta. Pese a ello, no puede dejar el vicio y volver a trabajar. Su impotencia frente al vicio le hace sufrir. No obstante, se defenderá que lo que más le hace mal, que es la situación de Sonia, pues sus últimas palabras antes de morir, las dirige a su hija, pidiéndole perdón.

Ahora bien, antes de cerrar el tema, se hará un pequeño análisis sobre las dos tentativas de suicidio que precedieron la muerte de Marméladov. El pintor Nikolai se ve enredado en una situación complicada. No cometió el asesinato, pero posee un objeto que es de la victima. Al percibir que es un sospechoso siente miedo y decide que lo mejor es morir. La actitud de Nikolai representa un intelecto muy bajo, sin embargo, demuestra que el personaje reconoce como funciona la sociedad en que está inserto, sociedad que ve en un sujeto de clase inferior un culpable sin posibilidad de defensa, por lo tanto, Nikolai sabía que sería condenado y prefiere suicidarse, pero no logra hacerlo.

Con relación a Frosinia, se puede decir que su tentativa de suicidio se debe a un estado clínico, puesto que ella ya intentó matarse otras veces. En esta pasaje podemos verificar, además, el estado en que se encontraba Frosinia: “rosto marcado pelo sofrimento, de olhos fundos na órbita e injetados, que olhava em sua direção, mas sem ver e reconhecer coisa alguma” (rostro marcado por el sufrimiento, de ojos hundidos en la órbita e injertados, que miraban en su dirección, pero sin ver y reconocer cosa alguna) [La traducción es mía] (184). Sus ojos perdidos en la nada sugieren un estado en desconexión con la realidad, completando la teoría de que ella podría poseer alguna enfermedad mental. Ella, así como Nikolai, es impedida de cometer el acto.

Puede que estos dos cortos análisis parezcan no ser necesarios para explicar el caso de Marméladov, sin embargo, se hacen esenciales para resaltar dos factores importantes de la tentativa de suicidio, por lo menos en la obra de Dostoiévski: miedo causado por una situación social y enfermedad mental (incluyendo sus diversas causas).

Estas características nos llevan a Marméladov. Se concluye que su situación social no es nada de lo que él quiere y su mente ya no es sana por la dependencia alcohólica. Él teme por su esposa, por sus hijos y este miedo nace del hecho de que él sabe que no se podrá controlar en cuanto a su vicio. Marméladov sabe también que es un peso para su familia y, por eso, se propone que su muerte fue un suicidio, quizá no planeado, pero sí una ocasión en donde él vio una oportunidad para acabar con todo el dolor que sentía.

De todo esto se desprende que la muerte de Marméladov fue un suicidio, pues su estado psicológico, causado por el vicio (alcohol) y su situación social (familia sin dinero, hija que se prostituye, esposa enferma, impotencia que siente por ser viciado y causar lo citado anteriormente) lo llevaron a una especie de masoquismo, en donde procuraba estar siempre ebrio para castigarse por los males que hizo a su familia y, al surgir una oportunidad, percibió que lo mejor sería morir, en vez de continuar a vivir y traer problemas a sus amados.

Obras citadas:

Dostoiévski, Fiódor. Crime e Castigo. Tradução: Luiz Cláudio de Castro. São Paulo: Ediouro Publicações, 1998.

Hauser, Arnold. “La novela social en Inglaterra y Rusia”. Historia social de la literatura y el arte. Tomo II. Madrid: Guadarrama, 1962.

*Este ensaio foi escrito em 2013 para a disciplina de Literatura Universal II, ministrado por Clemens Franken no curso de Letras da Pontificia Universidad Católica de Chile, em Santiago.