Reseña: Cómo Conversar con Un Fascista (Marcia Tiburi).

Como Conversar com Um Fascista

Leer un ensayo sin un contexto universitario puede ser, para muchos, algo aburrido. Pero no se deje equivocar, el libro de Marcia Tiburi es una lectura que no te aburrirá. Hay quienes digan que es una lectura fácil, pero no estoy de acuerdo. Para quienes conocen los términos que ella usa y que analiza, realmente, es fácil. Todavía, para quienes no están acostumbrados con el ambiente filosófico y no quieren el trabajo de pesquisar (lo que es criticado por la propia autora) puede que el libro suene pedante.

Lo más interesante sobre el libro es que es super actual. En la realidad, es un análisis necesario sobre lo que se pasa actualmente en la sociedad brasileña. La crítica de Marcia Tiburi es acertada, bien fundamentada y trae a la luz muchas cuestiones.

Es perturbador, en la lectura, percibir que la sociedad brasileña es fascista desde su constitución, basada en conceptos eurocéntricos. Sin embargo, como dice la propia Tiburi, si no hubiese esperanza, no seria necesario escribir el libro.

Consciente, la autora afirma que sólo se destruye el fascismo por medio del diálogo. Abrir los oídos para el otro, no importa quien sea y saber cómo el fascismo funciona, cómo actúa, cómo piensa, es la formula para una sociedad más justa.

La conversa con un fascista no es fácil… ¡Quienes lo intentaron, saben! Ellos no quieres escuchar, no quieren reconocer al otro y eso, dice Marcia Tiburi, no puede ser la forma de actuar de quién quiere el fin del pensamiento autoritario.

Junto a lo anterior, Tiburi analiza el papel de las redes sociales en nuestra sociedad y parece creer que, a pesar de que ellas permitan una gran divulgación de las ideas fascistas, hace con que todos posamos, en cierta medida, tener acceso a informaciones sin tanta interferencia de los grandes medios de comunicación, que, según dice la autora, son grandes sostenedoras del fascismo.

Además de todo, el libro ayuda a entender que la democracia sólo viene con el respeto al individual, al otro. Sólo viene cuándo dialogamos, sin ofensas. El ensayo es casi un manifesto del diálogo pacífico. Sí, pues de nada sirve abrir una conversación histérica, con apodos que disminuyen y intentan ofender a la singularidad, hasta mismo del fascista.

Por fin, Marcia Tiburi reconoce el poder del lenguaje y cómo lo que decimos puede tener resultados tangibles, físicos y, también, subjetivos. Lo importante es siempre prestar la atención en lo que oímos y en lo que hablamos para respetar las singularidades en nuestro alrededor, que son muchas.

Amazon | Livraria Cultura | Saraiva

*Texto disponível em português aqui.